Aprobado el transmilenio por la septima sin estudios, más argumentos para revocar a este alcalde

Otra forma de enajenación a la que nos tiene sometido este sistema es creer que no hay otra opción; engañarnos para  vender lo que es de todos y así enriquecerse unos pocos con un capital que es común. Esta es la lógica de Enrique Peñalosa y su más grande amor, Transmilenio. También lo podemos notar en las concesiones de los colegios en Bogotá. En fin, este sistema es un monstruo voraz que solo la conciencia y reflexión pueden detener.

 

Pin It